Como realizar las NOVENAS

PUBLICIDAD




A QUÉ SE LE LLAMA NOVENA O NOVENARIO

Se ha venido llamando Novena a la práctica de un ejercicio devoto practicado generalmente durante nueve días seguidos.

Como la misma palabra indica es derivada del número 9, de ahí también la expresión Novenario, que son cada una de las nueve partes de que se compone un todo. Por lo tanto, se puede afirmar que Novena y Novenario vienen a significar la misma cosa.

Las Novenas más antiguas que se conocen son en especial las dedicadas a los ‘‘Fieles Difuntos’’, ya que se debe pensar que muchos años atrás a la hora de la muerte el moribundo hacía prometer o jurar a sus más próximos parientes la obligación de rezarle o hacerle Novenas suficientes para lograr la más rápida ascensión al Cielo, en resumen, para que el Purgatorio no se le hiciera tan largo.

Ni qué decir tiene que el moribundo ya se preocupaba de dejar en su testamentaría el dinero suficiente para que el albacea pudiera encargar las Misas, Novenas o también los Gregorianos oportunos, ya que desde siempre se conocían sus buenos resultados.


FORMAS MODERNAS Y EFICACES DE HACER UNA NOVENA

Son tantas las necesidades y angustias del ser humano, que a pesar de que mucha gente dice ser atea o simplemente, cuando es preguntado sobre si es practicante o no de la iglesia católica, responde que no, lo cierto es que cuando viene la dificultad en la vida, cuando la persona es apremiada por las circunstancias cruciales de su vivir, si aún le queda algún vestigio de su niñez, de las primeras oraciones que su madre le enseñó de pequeña o, si todavía cruje en su subconsciente aquella preparación que le hicieron hacer el día de su Primera Comunión, aún estará salvada, pues podrá recurrir a estos rezos Novenarios, ya que precisamente ahí radica la esencia de la cuestión, pues estas oraciones continuadas durante nueve días representan una constante de fidelidad y humildad por su parte, que mueve a su corazón a abrirse y como decíamos al principio permite el ‘‘milagro’’ (para nosotros) de que Dios, el Creador, o como queramos llamarlo, nos suavice la amargura interna que en aquellos momentos se tienen.


REQUISITOS INDISPENSABLES PARA REALIZAR UNA NOVENA O NOVENARIO

Si en nuestra vida cotidiana estamos reñidos con una persona, no vamos a ir de entrada a saludarla sin antes haber despejado dicha situación. Por lo tanto, con los rezos dirigidos a los santos a quienes hayamos decidido hacer la Novena, haremos exactamente lo mismo que haríamos acá, cual es ponerse en armonía con lo Divino. Esto se logra o bien rezando un fervoroso acto de Contrición, o bien diciendo mentalmente o de viva voz lo que sintamos, eso sí, de corazón, sintiéndolo de verdad, que viene a ser, también un acto de pedir perdón, de pedir disculpas, de nuestros pecados y errores cometidos.

Siempre ayudará mientras se rece la Novena el tener encendida alguna vela o velón especial, así como algún perfume de determinado aroma quemándose en un defumador o como también se la llama, una lamparilla quemaperfumes. Naturalmente no es una condición básica, aunque sí de un valor relativo muy efectivo. ¿Por qué? Se preguntarán algunos, pues bien, porque para ello habrá que realizar un esfuerzo, habrá que salir, comprar, buscar dónde y cómo, y naturalmente, esto también cuenta.

Y lo que más montañas mueve –aparte de la Fe, claro–, es la continuidad y también el esfuerzo que representa casi un sacrificio el realizarla (la novena) a la misma hora. Os daréis cuenta que es dificultoso y que aunque parezca una sencillez sin importancia, se os cruzarán mil y un impedimentos. Aislaros para hacer vuestra Novena, encerraros en vuestra habitación y no salgáis hasta que hayáis terminado. Y así cada día.


RECOMENDACIONES PARA REALIZAR NOVENAS EN CONTINUIDAD

La Fe ni se compra ni se vende, la Fe nos la dan Arriba y no precisamente de forma gratuita, sino que hay que ganarla y sudarla. Y a veces la tenemos y otras veces no, pues a la que nos distraemos se ha esfumado. Lo ideal fuere el realizar unas Novenas o Novenarios de forma más o menos continuada, para así mantener a flote una espiritualidad que tanto falta en nuestros días. Cada persona, joven o madura, hombre o mujer, guapa o fea, sabe lo que le conviene, y si quiere saber más claramente lo que precisa hacer y seguir en cada momento de su vida, si quiere evitar tropezones continuados como quizá le haya ocurrido hasta el momento, lo más importante para ella sería realizar Novenas en escala.

Novenas o Novenarios en escala significa que después de realizada una Novena se descanse nueve días (Novena Blanca), y a continuación, se empieza otra dedicada a otro Santo de nuestra devoción o Patrón o Patrona de advocación determinada.

Mirándolo desde un punto de vista frío y calculador (no quiero indicar con esta frase que vamos a engañar a Dios ni a los Santos), nuestra vida puede y cambia ciertamente en ‘‘lo vital’’, y cuando cambia en este sentido cambia también en todos. Esto es al contrario de lo que suele ocurrir cuando una persona tiene problemas y para evitarlos, para salvarlos, cambia de casa, de ambiente, o de población; con esto no cambiamos nada, es como si nos hubiéramos puesto un parche en los ojos para no ver nada.


Para terminar sólo añadir que si estas Novenas se hacen en colectividad, o por lo menos dos o tres personas unidas en oración, ésta se multiplica por 100 y, si cabe decir, es más plausible y agradable a Dios y por ende a los Santos, Santo o Santa, a quien vaya dirigida.


NOVENAS COMPLETAS