Novena a SANTA RITA DE CASIA

PUBLICIDAD




BREVE EXPOSICIÓN

Santa Rita de Casia goza de gran popularidad, pues se la considera abogada de las causas desesperadas y de dificilísima solución. Su devoción ha calado muy hondo entre todas las gentes, sean o no católicas. Su vida viene marcada por la tragedia. Nació en 1371 en Rocca Porrena, en la Umbría italiana, tierra precisamente de santos famosos. Sus padres se llamaban Antonio Lotti y Amada Ferri. Cuando fue bautizada le pusieron el nombre de Margarita, aunque a lo largo de su vida y en la historia quedó reducido al diminutivo de Rita. Su infancia se vio envuelta de todas las excelsas virtudes que una joven puede poseer. A sus 18 años se ve obligada a contraer matrimonio según la costumbre de aquella época. Tuvo dos hijos, y tuvo que luchar denodadamente para lograr paz en su hogar. Su esposo fue asesinado y sus hijos murieron de una epidemia que invadió Italia.

Fue Rita modelo de niñas, de jóvenes, de esposas y de madres. Y también pasó a serlo de viudas, tomando como lema de su vida lo que san Pablo les pedía: ‘‘La viuda espere en Dios e insista en oraciones y plegarias de día y de noche; y sea irreprochable en su conducta ante Dios y ante los hombres’’.

Como anhelaba una mayor perfección, le pareció haber llegado la hora de cumplir lo que desde muy jovencita había soñado: consagrarse por completo al Señor, ingresando en el monasterio de Santa María Magdalena, de las Madres Agustinas, siendo desde el primer día de su estancia en él, modelo de religiosas.

Sus últimos años de vida los pasó en cama, soportando con paciencia y resignación su enfermedad. Murió a los 76 años, el 22 de mayo de 1447. La canonizó el Papa León XIII el 24 de mayo de 1900.

Figura en el santoral como modelo de niñas por sus virtudes, de jóvenes por su pureza, de esposas por su amor, de madres por su heroísmo, de viudas por su piedad, y de religiosas por su observancia y fervor. Su día es el 22 de mayo.


ORACIONES, ADVOCACIONES Y RITOS A EFECTUAR CADA DÍA DE LA NOVENA


Por la señal de la Santa Cruz…
Señor, tened piedad de mí.
Cristo, tened piedad de mí.
Señor, tened piedad de mí.


ORACIÓN

Gloriosa Santa Rita. Grande fue tu fe y tu confianza en Dios. Tú que supiste amar a Dios y a tu prójimo en todos los momentos de tu vida e hiciste de los bienes de este mundo medios para hacer el bien y demostrar así tu amor a Dios y tu amor a los hombres, permítenos por tu mediación hacia Él comprender lo verdadero de lo falso y engañoso de los bienes materiales para así un día poder ganar los bienes eternos. Lo suplicamos por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.


ADVOCACIÓN

Oh gloriosa Santa Rita abogada de los casos imposibles, intercesora en los casos urgentes, escucha las súplicas de este corazón angustiado (Padrenuestro).
Oh gloriosa Santa Rita, abogada en casos desesperados, ayúdame hoy que me encuentro en esta tan difícil situación y de la cual no veo cómo salir, te invoco para que me ilumines y se solucione lo mejor que se pueda (Padrenuestro).
Oh gloriosa Santa Rita, socorro de última hora, a ti recurro anhelante con fe y amor para que me indiques el camino a este desenlace que estoy pasando (Padrenuestro).


SÍNTESIS

Oh Señor, te rogamos que por tu mediación de tu querida hija Santa Rita nos ayudes a solucionar estas calamidades que están sucediendo en el seno de mi familia, que las cosas vuelvan a su cauce normal, que la armonía resplandezca en el hogar, en mi trabajo, en mi familia…
Oh Señor, que por intercesión de Santa Rita, en la que el pueblo ha depositado la advocación como Patrona de casos imposibles, da fe de ello y acompaña nuestra existencia de aquel dulce mirar suyo con que aliviaba a los demás por Tu Amor.
Oh Señor, nuestro corazón está destrozado, porque nos encontramos sin salida y necesitamos de Tu Amor y por la intercesión y cariño de Santa Rita hacia toda la Humanidad, puedan solucionarse estos desastres que parecen no tener solución y que Tú sólo lo puedes lograr.


(Aquí se hará una exposición de esta causa imposible que abrume al que realice la Novena. Durante tres minutos como máximo empleará en hacer esta exposición. Después sin pensar en nada y abandonándose en los brazos del Sumo Hacedor y de Santa Rita, quedará en estado de sosiego y paz. Después saldrá de este estado y apagará la vela y la lamparilla quemaperfumes. Y así durante los nueve días de la Novena).


NOVENAS COMPLETAS