Oracion por UN PRIVADO DE LIBERTAD

PUBLICIDAD




Amado hermano en el Señor: Tú naciste libre. Tu espíritu todopoderoso está libre, aunque tu cuerpo físico aparentemente no lo esté. Él, que es tu Presencia Divina, está dentro de ti, te acompaña siempre, y si estás realmente arrepentido y corregido del pecado que te llevó a esa situación, yo invoco a esa presencia espiritual en ti y te pido que te saque en libertad, esa libertad que a todo ser viviente le corresponde por derecho de conciencia. ''Yo soy'' la puerta abierta que ningún ser humano me puede cerrar y esa puerta que te lleva hacia la paz, hacia el amor a Dios y a tu prójimo, hacia el bien y hacia tu felicidad, se te va a abrir ancha y franca, ahora y para siempre. Amén.