Poderosa Oración de la Virgen de la Almudena para Solucionar Grandes Problemas Financieros

PUBLICIDAD


Santa María la Real de la Almudena,
dulce y milagrosa Virgencita morena
que nos cuidas y atiendes con amorosa ternura

  
y siempre estás dispuesta a darnos tu protección,
Tú que eres la Hija Predilecta del Padre,
Madre entrañable del Hijo y Esposa del Espíritu Santo,
Tú que tienes poder ante Ellos,
ruégales por nosotros y sácanos de esta aflicción.

Virgen Santa y Madre del Redentor,
nuestra adorada madre y muy efectiva patrona
que eres nuestro faro y luz en la oscuridad
y la que nos garantiza abrigo en la adversidad;

Virgen pura e Inmaculada
que eres el gran auxilio y aliento de los necesitados
y perfecta dispensadora de todas las gracias de Dios,
yo ……. de corazón te amo, me entrego sin reservas
y deposito mi confianza plenamente en Ti.


Señora y Reina mía, escúchame,
hoy que me siento abatido-a acudo esperanzado-a
a solicitar tu comprensión y tu intervención,
ruega a tu Hijo por mi y pídele su bondadosa ayuda,
cuéntale todo lo que me sucede
y lo mucho que me hace falta sus bendiciones y favores,
dile lo mucho que me hace falta el socorro Divino
para poder salir de este grave problema que me angustia
y que ya sabes no puedo arreglar por mí mismo-a:

(pedir de todo corazón y con mucha fe
lo que se desea conseguir a través de la Santísima Virgen).

Virgen de la Almudena, Gloriosa madre del amor,
desde los Cielos haz llegar a mi el favor que necesito,
hazme sentir en mi vida el consuelo de tu protección
y los efectos de tu intercesión poderosa,
consígueme, te suplico, de la misericordia de tu Hijo
todo lo que con esperanza he solicitado
para que en breve estén solucionados mis graves problemas
y mi mala situación cambie para ser mucho mejor.

Asísteme en todas las dificultades y peligros,
haz que llegue a mi la salud, el amor y la prosperidad,
cuídame como Madre buena y vigilante ,
no permitas que siga penando y sufriendo
y haz que mis agobios económicos y laborales desaparezcan.

Santa María de la Almudena,
manantial de alegría y fortaleza nuestra,
ruega por todos tus hijos necesitados aquí en la tierra,
te pedimos que seas siempre y en todo momento
nuestro socorro en la tribulación, nuestra mano abierta
y sobre todo el espejo en quien mirarnos,
para que, siguiendo tu ejemplo y humildad,
seamos fieles amantes de Dios, nuestro Señor
y sepamos ser buenas personas con los demás.

Que nunca me aparte de la ley y del amor de tu Hijo,
que siempre sienta que tú eres mi Madre y Protectora
y que estás a mi lado dándome tu bendita asistencia.

Amén.
Rezar la Salve, tres Avemarías y tres Glorias.

La oración y los rezos se hacen por tres días seguidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu comentario es muy importante para nosotros. Gracias por tomarte la molestia. Los Comentarios tipo cadena o que sean inapropiados no seran publicados. Gracias por la comprension.