Oración Poderosa a la Virgen de las Mercedes para pedir por los Hijos, Salud, Ayuda y Protección

PUBLICIDAD


¡Poderosa Nuestra Señora de las Mercedes!
el dulce nombre que llevas
y la fama de tus misericordias y favores




me traen hoy ante tu Sagrada Imagen.
Aunque son muchas mis necesidades,
quiero pedirte por mis Hijos,
pues deseo su bien como tu deseaste el de tu Hijo.
 Son parte de mi corazón,

son bendiciones de infinito valor que Dios me ha dado
y no quiero se me pierdan ni pasen angustias.
A Ti vengo poderosa Reina de Cielos y tierra,
a pedir tu protección, amparo y ayuda para ellos.

Cuida a mis hijos ……. (nombre del o de los hijos-as)
es la suplica que quiero hacerte,
yo ……. con todo amor los llevo en mi corazón,
en ellos pienso al despertar por la mañana,
los tengo presente durante el día,
y ellos son mi último pensamiento
al entregarme al sueño por la noche,
ellos están dentro de mi en todo momento.


Deseo que sean buenos, nobles, alegres, comprensivos,
educados, caritativos, estudiosos y trabajadores,
y sobre todo fieles y devotos tuyos y del Altísimo,
quiero que Tú los ames y Tú los protejas,
 te ruego los recibas y guardes bajo tu manto,
que tu maternal bendición los acompañe
y que tu dulce afecto los conserve en el buen camino,
los defienda contra los enemigos del alma,
los animes en sus luchas contra el mal
y los sostenga en la práctica del bien.
Gloriosa Virgen pura e Inmaculada,
en Ti deposito toda mi responsabilidad y confianza,
en ti pongo mi esperanza para que hables con tu Hijo
y me asistas para que mis suplicas sean escuchadas,
haz que mis hijos reciban todo lo mejor de los Cielos,
y puedan avanzar y salir con bien de sus dificultades.
Te pido que nunca pasen dificultades y carencias,
líbralos de males y enfermedades
y que nada ni nadie los aleje del buen camino,
en especial solicito tu ayuda para:
(decir el problema y lo que se desea conseguir).
Virgen Santísima Madre de Mercedes,
te suplico derrames tu bondad y amor sobre ellos,
y por tu poderoso poder de mediación ante Jesús
sea concedido lo que de corazón pido
para que mis hijos tengan el apoyo que necesitan
y no sufran ni padezcan.
Cuando en sus actos de piedad,
los veas que imploran las misericordias del Señor
¡intercede por ellos, Madre mía!
Cuando se dirijan al estudio o al trabajo,
que sus deberes les imponen
¡no te separes de ellos, Madre mía!
Cuando el infierno trate de perderlos
con los atractivos del placer,
¡protégelos Madre mía!
Cuando el cáliz del dolor venga a probar su fe,
su virtud y paciencia
¡ayúdalos Madre mía!
Cuando con ansias de superación
se acerquen a recibir los Sacramentos
¡quédate a su lado, Madre mía!
Cuando tras el paso del día
se entreguen al descanso de la noche
¡guárdalos Madre mía!
Que tus manos benditas y tu dulce mirada
desciendan sobre ellos en el día y la noche
en sus alegrías y tristezas,
en el estudio, en el trabajo y en el descanso,
en la salud y en la enfermedad,
en la vida y en la muerte,
para que contigo y por Ti, ellos y yo podamos ver,
alabar y amar a tu Hijo,
y a Ti eternamente en el Cielo.
Amén.
Rezar cinco Avemarías, Padrenuestro y Gloria.
Hacer la oración y los rezos cinco días seguidos.

Encender una vela blanca el primer día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu comentario es muy importante para nosotros. Gracias por tomarte la molestia. Los Comentarios tipo cadena o que sean inapropiados no seran publicados. Gracias por la comprension.